El prodigio de las Parrandas de Remedios

image_pdfimage_print

Las parrandas son el hecho social más importante para todos los pobladores de los lugares donde se efectúan estas celebraciones, quienes viven, trabajan, respiran, sueñan y crecen en torno a sus fiestas anuales, estas cobran una extraordinaria significación en la contemporaneidad de los habitantes, pues en las mismas no existen barreras que impidan la unidad de la población.

LA MADRE DE LAS PARRANDAS: REMEDIOS.
Surgieron alrededor de 1820, cuando un sacerdote llamado Francisco Vigil de Quiñónez (Francisquito), decidió contratar a un grupo de niños para que, en las frescas madrugadas del 16 al 24 de diciembre, hicieran un ruido infernal y despertaran a los vecinos de la villa, que preferían quedarse durmiendo y no participar en las misas de Aguinaldo. Ellas iniciaron la primera estructura organizativa de las fiestas, demarcándolas.

Todo en la parranda pende de un absoluto secreto: carrozas y trabajos de plaza, desde las ideas iniciales hasta el más pequeño detalle que las compone, para convertirse en obras fantásticas. Las directivas buscan los mecanismos económicos para costear los trabajos de sus barrios y comienza la gran maquinaria: carpinteros, electricistas, atrezistas, vestuaristas, diseñadores, costureros, administradores, compradores, vendedores, pintores, decoradores, choferes, económicos, especialistas y trabajadores, el pueblo; todo aquí se vuelca en función del gran acontecimiento anual.

Y llega el día señalado y entre las cuatro y las seis de la tarde los barrios alternan una entrada en la plaza, donde evolucionan los fuegos artificiales, las rumbas y el ¿quién no arrolla al compás?, dando un avance de lo que acontecerá en la noche. El sonido de trompeta, los toques de paila, se iluminan los trabajos de plaza. Alrededor de la diez de la noche comienzan las parrandas con el saludo: entrada de los barrios, en la que cada uno se presenta con su música y sus fuegos artificiales.

Estas entradas, en las que evolucionan los elementos, son alternadas por los barrios cada una hora aproximadamente. Alrededor de la medianoche se produce una relativa calma y en la Parroquial Mayor, en medio del escenario, se celebra la Misa de Gallo. Luego continúan las entradas con los más variados fuegos y la música de los piquetes, entonando las rumbas de desafío y las polkas.

Entre las dos y las cuatro de la madrugada hacen su entrada las fastuosas carrozas con sus historias, sus descubrimientos y sus personajes estáticos, en una solemne representación del cuento narrado. Otra vez los barrios lanzan sus fuegos artificiales en las dos últimas entradas de la noche. Al amanecer del 25 de diciembre, los barrios recorren las calles remedianas, proclamándose vencedores, mientras entonan las rumbas de victoria al compás de los grupos.

Esta maravilla del folklore cubano no cuenta con un jurado que elija un vencedor. Por eso el pueblo es siempre el triunfador. El municipio de Remedios engrandeció e influenció el arte cubano: las parrandas remedianas, con su eterna rivalidad, se extendieron a otros pueblos y ciudades, y son consideradas una de las tres principales fiestas nacionales de Cuba.

FESTIVIDADES SEMEJANTES

Estas fiestas populares dejaron de ser un fenómeno netamente remediano y se extendieron a otros territorios cercanos: a Caibarién, Camajuaní y Zulueta. Más adelante, otros territorios de la zona central de Cuba asumieron esta tradición, llegando a provincias vecinas como Sancti Spíritus, en los casos específicos de Guayos y Zaza del Medio, y a Ciego de Ávila, en Chambas y Punta Alegre.

Muchas son las semejanzas de las festividades denominadas parrandas en la región central de Cuba y que se instituyen como fiesta regional, un elemento unificador, la división en dos bandos, el carácter popular, la delimitación geográfica, la preparación preliminar al hecho festivo, la disposición organizativa, el carácter secreto y competitivo en busca de la siempre anhelada victoria, la representación de directivas organizadoras del hecho cultural, la intención contemporánea de definir el artista del barrio, así como las intermitencias en su realización por motivos diversos. Cada poblado luce en la realización de las parrandas una legitimidad heredada por sabiduría popular, una identificación que se expresa a través de costumbres colectivas únicas, un sentido de pertenencia insuperable en la práctica de un arte tradicional nacido del pueblo, hecho por el pueblo y disfrutado por todos. Esa naturalidad hace de las parrandas hechos culturales no reglamentados.

Si bien fue Remedios el primer pueblo parrandero, no es el único; son varios las localidades que realizan estas fiestas: en el municipio Remedios están Zulueta y Buenavista; en Camajuaní: Vueltas y Taguayabón; en Encrucijada: El Santo y Calabazar de Sagua; en Caibarién, Placetas y Quemado de Güines.

Patrimonio de Cuba, las fiestas de pueblo donde la fantasía y los sueños se funden en la imaginación, maravilla de la grandeza que desprende la obra que pujan los pueblos centrales cada año, salidas de la creatividad, de la nobleza, el honor y la dignidad de los pobladores de la región, hacen de Villa Clara un terruño parrandero, un destino al que el visitante puede llegar a disfrutar de espectáculos efímeros, pero únicos por la majestuosidad y las vivencias. Las parrandas no son una celebración más, son pasión de pueblo que vibra con su realización.

The Wonder of the Remedios Parrandas

Parrandas are the utmost social event for people living in places where these celebrations are held, since they live, work, breathe, dream and grow surrounded by these annual fiestas.

The Mother of All Parrandas: Remedios Parrandas were created back in 1820, when a priest named Francisco Vigil de Quiñonez (Francisquito) decided to hire a group of children that were tasked with making a hell of a noise in the early mornings of December 16-24 and waking up the people in the village, who were sleeping instead of attending the Aguinaldo mass. This was the first organizational structure of those fiestas.
Every element in these parrandas is kept as a secret: carriages and square decoration, from the first ideas to the smallest detail, so they become amazing works. The organizers find economic mechanisms to pay for works to be done in their neighborhoods and the great machinery is unleashed: carpenters, electricians, wardrobe artists, designers, seamstresses, managers, buyers, sellers, painters, decorators, chauffeurs, economists, specialists and workers, everybody works for this annual event.

These popular fiestas are no longer a local phenomenon and they too take place in nearby territories: Caibarien, Camajuani and Zulueta. Moreover, this tradition has been adopted by other provinces, like Sancti Spiritus, with Guayos and Zaza del Medio, and Ciego de Avila, in Chambas and Punta Alegre.

Villa Clara is a land of parrandas, a destination where visitors can enjoy both ephemeral and unique shows because of their majesty and experiences. Parrandas are not just another celebration, but also the passion of people vibrating through the process.

Por: MSc. Lic. Vivian Ester Muñoz Franco

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *